¿Cuáles son los distintos grados de autismo que hay?

¿Sabías que existen distintos grados de autismo? En efecto, actualmente el autismo se clasifica en grados. ¿Quieres saber más sobre estos? Continúa leyendo este post.

¿Cuáles son los distintos grados de autismo que hay?

Grados de Autismo

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno que está clasificado en grados (según el DSM V).

El DSM V (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) en su última actualización (año 2013) concluye que el TEA se clasifica en grados.

Pero antes de describir cada uno de estos grados del TEA vamos a aclarar primero qué es el autismo.

¿Qué es el autismo?

El autismo o Trastorno del Espectro Autista hace referencia a una condición del neurodesarrollo caracterizada por la confluencia de diferentes deficiencias a nivel comunicativo y en el desenvolvimiento social.

Además, las personas que presentan esta condición pueden tener ciertos patrones de comportamientos, actividades e intereses repetitivos y restringidos, con dificultades para ajustarse a los cambios repentinos.

¿Cuándo comienza el TEA?

El Trastornó del espectro autista empieza en los primeros años de vida y con el tiempo va comprometiendo la capacidad de la persona para integrarse en la sociedad.

En el primer año de un niño con TEA se pueden observar determinados comportamientos asociados al mismo.

Al principio del desarrollo es posible que el niño esté completamente normal.

No obstante, puede tener después un período de involución (entre los 18 y los 24 meses), en el cual es posible ver los primeros indicadores de TEA.

Estadísticas de TEA en España

Según la Federación Autismo Galicia, se estima que en España existen unas 450.000 personas con TEA, además hay una prevalencia de 1 caso por cada 100 nacimientos.

Debido a ello se requiere detectar tempranamente los casos a fin de intervenir precozmente.

Autismo o TEA: ¿Es lo mismo?

Si, lo que ocurre es que a lo largo de los años el autismo ha sido definido de diferentes maneras.

Hace un siglo se comenzó a utilizar el término “autismo” y más adelante se le empezó a clasificar clínicamente.

No obstante, con la última actualización del DSM V se le denominó “Trastorno del Espectro Autista”, con motivo de que en realidad es un espectro.

En la actualidad se tiene claro que el TEA tiene una base neurológica y que por ende es una alteración.

Por lo tanto, el término correcto es “trastorno del Espectro Autista” pues abarca muchas alteraciones.

Es decir, es todo un espectro de diferentes trastornos (de diferente gravedad) que están englobados dentro de los TEA.

TEA: Un término que puede cambiar

Cabe mencionar que el término “autismo” ha ido cambiando con el tiempo.

Tal vez en el futuro sea modificado de nuevo (ya no se conocería como TEA).

Sin duda es un Espectro

La Confederación de Autismo de España aclara que al hablar de autismo estamos hablando de una serie de alteraciones parecidas, pero que varían mucho en grado y en forma.

Además varían en función de cada sujeto.

Por lo tanto, al expresar que el autismo “es un espectro continuo” estamos utilizando un término común para referirnos a todas las personas que tienen características propias.

Es imposible encontrar a una persona con TEA con características idénticas a otra persona con TEA.

El autismo no es una categoría única, es un gran espectro de trastornos que se caracterizan por deficiencias que afectan diferentes áreas del desarrollo, como son: la socialización, planificación, la reciprocidad emocional y en ocasiones genera comportamientos inusuales o repetitivos.

Los Grados del Espectro Autista

Autismo Grado 1

Antes llamado “autismo leve”.

En este grado se encuentran las personas con habilidades comunicativas que fallan en su intento por acercarse a los demás.

El primer grado del TEA agrupa a las personas que según el DSM-5 necesitan ayuda en la comunicación social y que presentan interferencias significativas con su funcionamiento social en uno o más contextos.

La comunicación social de personas con TEA Grado 1

Las personas con TEA grado 1 pueden tener dificultad para comenzar sus interacciones sociales, así como también pueden mostrar respuestas atípicas y poco satisfactorias hacia las personas con quienes interactúan.

Sus intentos de hacer amistades pueden ser poco exitosos.

La inflexibilidad del comportamiento

El comportamiento inflexible puede causarles dificultad para alternar actividades y organizarse, lo que les dificulta un poco su autonomía.

Autismo Grado 2

En este grado de TEA las personas muestran conductas repetitivas que incluyen manierismos y estereotipias motoras, además del aislamiento del entorno social.

Asimismo, se les hace complicado enfrentarse a los cambios y su sistema de actividades es reducido, lo que puede interferir en su desenvolvimiento en distintos contextos.

Es frecuente que presenten ansiedad y se resistan cuando deban cambiar de foco de atención.

Con ayuda pueden realizar algunas actividades diarias de forma independiente.

En la etapa infantil el TEA puede tener su aparición después de los 24 meses de edad, aunque puede evidenciarse desde antes.

En el pasado a este grado de TEA se le conocía con el nombre de autismo regresivo.

Autismo Grado 3

Este grado del Espectro Autista corresponde a lo que antiguamente se denominaba  “autismo profundo”.

En este grupo están las personas que no desarrollan sus habilidades lingüísticas, presentando además ecolalia (repite lo que dicen los demás), evitan mirar a los ojos, tienen dificultad para demostrar sus emociones y demuestran falta de  interés por el mundo que les rodea.

En este grado de TEA la persona requiere mucha ayuda para desenvolverse en sociedad.

¿Quién detecta el TEA?

El diagnóstico del TEA no es nada fácil, pues no hay actualmente pruebas médicas (como un análisis sanguíneo por ejemplo) que permita diagnosticar.

Pero insistimos: mientras más temprano sea detectado será mucho mejor.

El diagnóstico del Trastorno del Espectro Autista es competencia de varios profesionales:

Si es un niño requiere la evaluación de:

  • Pediatra (evalúa el desarrollo)
  • Psicólogo
  • Neurólogo infantil

En el caso de adultos que quieran ser diagnosticados:

  • Psicólogo o Psiquiatra
  • Neurólogo

Recomendaciones:

Si crees que tu hijo puede tener alguna dificultad para jugar, aprender, hablar o interactuar con los demás no dudes en conversar con su pediatra, quien después de hacer su evaluación posiblemente le remita hacia los especialistas.

No obstante, si eres joven o adulto y deseas obtener un diagnóstico para ti, también puedes hacerlo.

Si consideras que este post te fue útil:

¡No dudes en compartirlo!

Deja un comentario